Buscar
15:23h. Domingo, 21 de Abril de 2019

Jerusalén, la ciudad que emana historia

-

-
-

En los últimos años ha crecido el número de viajeros que opta por destinos fuera de la norma. La masificación de ciudades como Roma, Londres, Atenas o Nueva York ha llevado a muchos a decantarse por realizar viajes a lugares considerados como más exóticos y mucho menos demandados por el público. Ejemplo de ello podría ser la ciudad de Susa, en Túnez, de la que ya os hemos hablado en el pasado y que está considerada como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Hoy os proponemos un destino que comparte con esta ciudad este reconocimiento y un pasado plagado de historia: Jerusalén.

Capital de Israel, Jerusalén está considerada como una de las ciudades más antiguas del mundo, ya que se han hallado restos de civilizaciones que habitaron esta región en la Edad del Cobre, alrededor de 4.000 años a.C. A lo largo de los siglos la ciudad se convirtió en el hogar de diferentes pueblos y culturas, todas muy unidas a determinadas creencias y cultos religiosos, lo que ha llevado a que en la actualidad en Jerusalén podamos experimentar fuertes contrastes culturales en función de la zona y barrio que visitemos. Para muchas personas que se plantean viajar hasta Jerusalén, una de las principales preocupaciones es el nivel de seguridad de la ciudad. En este sentido es importante destacar que Jerusalén cuenta con una importante vigilancia policial y militar, con controles repartidos en diferentes puntos de la ciudad. De hecho, como capital del país, Jerusalén ha albergado algunos de los eventos más importantes del mundo, como es el caso del festival de Eurovisión. La ciudad acogió este certamen musical hasta en dos ocasiones, en 1979 y en 1999.

Este año el país repite como sede del evento, aunque en este caso la ciudad de Tel Aviv ha sido la escogida para albergar el festival. Hasta allí viajará en el mes de mayo Miki, nuestro representante este año, con su tema “La venda”, que por el momento no se encuentra entre los favoritos para alzarse con el título de ganador. La elección de Tel Aviv en lugar de repetir sede por tercera vez en Jerusalén podría estar ligada con el hecho de que esta ciudad es mucho más cosmopolita y se encuentra más occidentalizada que Jerusalén, y no tanto por la seguridad que existe en una y otra. No obstante, es importante que antes de planificar nuestro viaje tengamos en cuenta las recomendaciones que se nos dan desde el Ministerio de Exteriores en materia de seguridad.

Con todo, como veréis, para viajar a Jerusalén no debemos tener en cuenta demasiados aspectos, a excepción de todo lo relativo a la vestimenta, sobre todo en el caso de las mujeres, y a determinadas actividades que no se pueden realizar durante el sabbat (sábado), día de culto y descanso entre los judíos. 

Por otra parte, es interesante destacar que la ciudad es relativamente pequeña y que se puede visitar de forma tranquila en apenas dos días, ya que gran parte de sus atractivos se encuentran en la conocida como Ciudad Vieja. A continuación te contamos los lugares imprescindibles que sí o sí debes visitar si viajas hasta Jerusalén.

El Muro de las lamentaciones

Si hay un lugar icónico que todos conocemos de la ciudad sin haber viajado hasta ella, ese es el Muro de las lamentaciones. Se trata de uno de los muros que quedan del Templo de Jerusalén y que data del siglo I d.C. Hasta él se desplazan los fieles para hacer sus peticiones, y es posible ver pequeñas plegarias escritas en papel metidas en las grietas del muro. Pasear por las inmediaciones del muro no es complicado, pudiendo incluso tocarlo o hacerse una foto. Eso sí, hay que pasar un control previo para acceder al recinto y los hombres deben llevar kipá (si no tenéis no os preocupéis, podéis coger una antes de entrar) y las mujeres deben llevar cubiertos los hombros, los brazos hasta el codo y las piernas hasta por debajo de la rodilla. Además del propio muro también es interesante visitar de forma guiada los túneles del muro, denominados como Kotel. 

La Ciudad Vieja y sus murallas

Uno de los grandes atractivos de Jerusalén es la conocida como Ciudad Vieja. Para acceder a la parte amurallada y más antigua de la ciudad podéis optar por una de las 7 puertas que dan acceso a la misma. La más transitada, sobre todo por los turistas, es la Puerta de Jaffa, ya que muy cerca de ella se inician los paseos por encima de las murallas que ofrecen una de las vistas más espectaculares de la ciudad. No obstante, una vez realizados estos paseos, que os permitirán descubrir los diferentes barrios en los que se divide la ciudad, es recomendable la visita en especial a la Puerta de Damasco ya que en términos arquitectónicos es la más espectacular de todas y además suele contar con un pequeño mercado local. 

Torre de David

Muy próxima a la Puerta de Jaffa se encuentra la Torre de David, una antigua ciudadela construida alrededor del siglo II a.C. con el objetivo de aumentar la seguridad de la Ciudad Vieja. A lo largo de la historia ha sido destruida y reconstruida en numerosas ocasiones y en la actualidad acoge diferentes eventos como conciertos, espectáculos de luz nocturnos o exposiciones de artesanía. Se puede recorrer pagando una entrada cuyo precio ronda los 10 euros.

Barrio musulmán

Jerusalén cuenta con cuatro barrios, siendo el musulmán el más grande y llamativo de todos. Ubicado en plena Ciudad Vieja, el acceso a este barrio se puede realizar desde cualquiera de las tres puertas con las que cuenta: Puerta de los Leones, Puerta de Herodes o Puerta de Damasco. A lo largo de sus pequeñas callejuelas os encontrareis con un sinfín de pequeños bazares en los que podréis encontrar todo tipo de objetos, además de puestos de especias y comida típica como el falafel. Si vais a comprar algo es importante tener en cuenta que hay que regatear, y que la cantidad recomendada para pagar por un artículo siempre es la mitad de su precio inicial.  

Explanada de las Mezquitas

También conocida como Monte del Templo, se trata del lugar más amplio de todo Jerusalén, en el que se encuentran la Cúpula de la Roca y la Mezquita de Al-Aqsa, siendo la primera de ellas la más espectacular por su enorme cúpula dorada. Para acceder a esta explanada es necesario hacer cola, de nuevo ir adecuadamente vestidos y pasar unos controles. No se puede entrar en ninguna de ellas pero sí hacer fotos desde el exterior. 

Mercado de Mahane Yehuda y zona de Mamilla

Al igual que la visita a los bazares del barrio musulmán, también es interesante recorrer los más de 250 puestos del colorido mercado de Mahane Yehuda, en el que podréis encontrar fruta, verdura, frutos secos,  especias, pescado y diferentes preparaciones típicas israelíes. Y si lo que estáis buscando son compras más lujosas, os recomendamos la visita a la zona de Mamilla, conocida como la milla de oro de la ciudad. La visita es recomendable incluso si no queréis comprar nada por ver el contraste que existe en ambas zonas de la ciudad.

Monte Scopus 

Una de las maneras más interesantes y bellas de despedirse de Jerusalén es desde el Monte Scopus. Situado al nordeste de la ciudad, ofrece unas vistas únicas de todo Jerusalén desde las alturas. Sin duda, una visita obligada el último día de vuestra estancia en esta ciudad en la que se respira historia en cada rincón.