Buscar
00:55h. Domingo, 25 de agosto de 2019

"SECRETITOS" - CNC - Sala Mirador - 15 al 26 Mayo

1
1

El dramaturgo y cineasta Carlos Atanes regresa a la escena madrileña con su montaje “SECRETITOS”, una comedia siniestra acerca del fin del mundo, las falsas apariencias, las teorías de la conspiración y ese inquietante dato que afirma que la presencia de psicópatas dentro de los círculos de poder es cuatro veces mayor que el porcentaje general.

“SECRETITOS” narra el encuentro casual —en un bosque durante una noche de luna llena— de tres personajes interpretados por María Kaltembacher, Juan Antonio Molina y Roberta Pasquinucci. Todos ellos mienten y ocultan secretos terribles que poco a poco irán desvelándose. Con ingredientes de comedia negra, ciencia-ficción e incluso teatro del absurdo, la trama se desarrolla entre constantes giros delirantes, diálogos corrosivos y conflictos camuflados en medio de una atmósfera de aparente surrealismo pero muy, muy entroncada con nuestra realidad.

El director, Carlos Atanes y Juan Antonio Molino aterrizan este mes en nuestra sección de teatro.


El 15 de mayo estrenáis Secretitos, ¿cómo os sentís?

Juan Antonio Molina: Es una sensación de expectación ante la respuesta del público. Es un estreno absoluto de un texto inédito, con un tratamiento dramático muy original y me siento lleno de curiosidad por ello.

Atanes: A mí el teatro me pone siempre muy nervioso, no me saco los nervios ni frotándome con piedra pómez. Como lo somatizo todo parezco tranquilo, pero cada vez que dirijo teatro adelgazo. Menos mal que no tengo que salir al escenario. Admiro mucho a los actores de teatro en general. Y en particular a los de “Secretitos”: consiguen que esté nervioso pero muy confiado al mismo tiempo. Es una obra muy difícil y hacen que parezca compleja.

¿Qué se va a encontrar el espectador en Secretitos?

Juan Antonio Molina: Va a encontrar una historia distinta, con unos personajes llenos de contradicciones y misterio. Llena de sorpresas y con una alta carga de comedia surrealista, que, si miramos a nuestro alrededor, termina no siéndolo tanto.

Atanes: Sorpresa. Pasmo. Suspense. Ingenuidad y perversión. Un puzzle aparentemente inconexo pero que va tomando forma a medida que avanza la obra.  Un poco de surrealismo. Un poco de ciencia-ficción. Dosis de humor vitriólico. Giros inesperados. Teorías de la conspiración. Cargas de profundidad.

Lo más difícil de la obra ha sido…

Juan Antonio Molina: Entrar en el código que propone el texto. El mundo de Carlos Atanes es muy particular. Está lleno de barroquismo de tintes actuales, con unas formas de expresión enrevesadas, pero muy efectistas, que no te pueden dejar indiferente.

Atanes: En una primera lectura “Secretitos” te parecería seguramente teatro del absurdo. Pero no lo es para nada. Es una obra coherente sobre un mundo absurdo (el nuestro). Yo no quería caer en la farsa, ni en la parodia, ni en estereotipos, ni en un surrealismo gratuito y barato. Corríamos el riesgo de que la temática se confundiera con el género. Había que liberar al texto de esa falsa apariencia. En eso hemos focalizado la mayor parte de trabajo en los ensayos: en inyectar verosimilitud sin apenas cambiar una coma de sitio. Ha sido un trabajo de orfebrería imposible de llevar a cabo sin actores muy perspicaces. El resultado me llena de honda satisfacción.

¿Vais a girar por España?

Juan Antonio Molina: Actualmente las giras son muy complicadas por la falta de fondos, aunque con “Secretitos”, al tener una concepción escénica muy simple, existe la posibilidad de girar, ya que es un espectáculo donde la fuerza reside en el texto, las situaciones y las interpretaciones, y no tanto en la escenografía, que es lo que encarece la gira.

Atanes: Es demasiado pronto para decirlo. Depende de muchos factores que no controlamos. Espero que sí, por supuesto. Y que los actores me dejen acompañarles, porque me gusta girar por España: se come muy bien en todas partes. Personalmente sueño con bolos en Galicia. Me encanta comer en Galicia.

Andrés Suárez nos decía hace poco en una entrevista “el aplauso puede mentir la mirada del público nunca” ¿Qué importancia tiene para ti el contacto directo con el público?

Juan Antonio Molina: En la actualidad ha evolucionado el arte escénico hacia espacios reducidos, donde tienes al público muy cerca. Además de la mirada directa, tienes la respiración, los silencios y la tensión o las risas del público. Todo ello, en un espacio reducido, nutre tu interpretación, y la comunión con el espectador es increíble.

Atanes: En el fondo hago teatro para que la gente me quiera, así que sin público sería un sinsentido dedicar un minuto a esto. Cuando las cosas van mal los zarandeos son desagradables. Pero dar con ese público receptivo que me achucha y da besos al caer el telón es conmovedor.

Contadnos vuestro momento preferido de la obra

Juan Antonio Molina: Mis momentos favoritos están en los silencios y en los momentos de tensión entre los personajes. Nos relacionamos de una manera especial, y es ahí, cuando conseguimos que el público se desconcierte y se pregunte “¿de qué va esto? Todo ello, mientras absorto, intenta descubrirlo.

Atanes: Unos cuantos. Pero destaco el momento en que el personaje que interpreta María Kaltembacher dice “aquí y en Massachusetts”. Intento que aparezca siempre Massachusetts en mis guiones y obras de teatro. Cuesta vocalizarlo bien y es emocionante asistir al momento en que el intérprete salta esa valla. Me pone, lo confieso.

¿Qué está pasando en el teatro, sobre todo en la escena madrileña, que tantas obras de calidad está ofreciendo al espectador?

Juan Antonio Molina: La imaginación en estos momentos es fundamental. El teatro se crece con las dificultades y las artes escénicas pueden ofrecer un universo que ninguna otra arte puede ofrecer, sin apenas medios, solo con la presencia y la palabra. Si nos volcamos en querer comunicar, sólo eso, todo funciona y el público sale satisfecho y cambiado.

Atanes: Las crisis tienen efectos negativos obvios. Pero a veces olvidamos que también tienen efectos positivos, a primera vista menos evidentes. Sacuden las poltronas y los espíritus. Todas las crisis han sido fecundas en el terreno artístico. Ésta no es una excepción.

 

¿Qué te parece en general Planeta 28, (www.planeta28.com)?, Y en concreto ¿nuestra sección de teatro?

Juan Antonio Molina: Es una sección dinámica, que atiende todo tipo de propuestas y ofrece una visión muy general y completa de la escena madrileña. Todo ello con un diseño y un lenguaje muy actual y muy atractivo. Es, sin duda, una manera de crear afición y expectativa al público.

Atanes: Magnífica y muy recomendable.

Agradecemos enormemente que nos hayas dedicado estos minutos, ¿podrías enviar un saludo a nuestros lectores?

Juan Antonio Molina: Un saludo especial a los lectores de “Planeta28”. Lo único que nos queda es nuestra cultura, nuestra música, nuestro arte. Eso, querido lector, no lo pueden robar nunca y es fuente inagotable y eterna de placer y de sabiduría (me he puesto barroco, en plan Carlos Atanes). Que disfrutéis de “Secretitos” en la Sala Mirador de Madrid.

Atanes: Lectores de Planeta 28, venid a ver “Secretitos”. Tendréis la sensación de que os divertís mientras la véis y luego os dará que pensar durante una semana entera (como mínimo).