Buscar
07:13h. Sábado, 20 de Octubre de 2018

FUNDAS PARA VIOLÍN

-

Las fundas o estuches son esenciales para proteger a un violín, y siempre necesitarás una. Pero antes de comenzar a buscar una funda para violín deberás dedicarte a analizar por un momento qué es lo que verdaderamente necesitas, puesto que hay varios parámetros en los que deberás fijarte. Algunos de ellos son el uso, la movilidad, y el entorno. No vale simplemente con que seas una persona cuidadosa, puesto que cualquier incidente puede significar un daño para tu instrumento que sabemos que es tan preciado para ti por tantas y diversas razones.

Deberás saber si usas tu violín solo en casa, si lo llevas a clase, si lo llevas a ensayos, en qué tipo de medio de transporte haces tus desplazamientos, qué tanto tardas caminando con tu violín, entre tantas cosas más.

Hay fundas blandas para violín, hechas en materiales sintéticos con acolchado, y en este caso resulta bastante bueno fijarse en el tipo de correa y en el espacio para las partituras.

Fundas para violín rígidas y semirrígidas

Por otra parte se encuentran las fundas para violín semi-rígidas, las cuales son buenos estuches intermedios para poder proteger al instrumento en la zona más vulnerable, es decir, el puente, aunque no protege tan correctamente ni los laterales ni la espalda. El peso de este tipo de funda es bastante similar al de los estuches rígidos, pero el precio de estos es notablemente inferior.

Ahora bien, los estuches rígidos son probablemente los mejores para proteger a un violín gracias a la resistencia y el aislamiento que ofrecen los materiales en los que se elaboran. Existen fundas rígidas para violín fabricadas en fibra de vidrio, ABS, poliuretano, carbono y madera. Los precios suelen variar bastante, y generalmente mientras más ligeros más costosos serán. En algunos casos las fundas rígidas más económicas pueden llegar a pesar hasta 6 kilogramos.