Buscar
06:17h. Martes, 21 de Febrero de 2017

Ya disponible Capitol, el duodécimo trabajo de Revólver

@OficialRevolver

Revólver
Revólver

Carlos Goñi estrena su nuevo disco, un LP intimista donde el artista vuelve a sus raíces y se embarca en la independencia. Hoy comienza una semana de firmas y showcases de presentación y, a partir de marzo, arranca el Capitol Tour con el que Revólver recorrerá España. 
 

Entrevista exclusiva en el número de febrero de Planeta 28


"Este disco está escrito prácticamente entero en un hotel. El hotel "Capitol" de la Gran Vía madrileña. Las historias más que nunca son las verdaderas protagonistas del disco. Siendo "lo social" un distintivo en todos los discos de Revólver, en este, su ángulo es completamente distinto cuando aparece. Si Babilonia cuenta lo que me sucedió de piel para afuera en los últimos 3 años, Capitol cuenta lo que sucedió de piel para adentro." Son palabras del propio Carlos Goñi que presenta así su duodécimo trabajo de estudio, (decimonoveno contando básicos, directos y recopilatorios) Capitol (Compañía de Canciones, 2017).

En su anterior LP, Revólver había optado por recuperar una sólida pátina de electricidad como una forma de volver al punto de partida y, en Capitol, que se antoja como el reverso intimista de lo que fue aquel Babilonia (Warner, 2015), muestra sus credenciales con un envoltorio más acústico, que -generalmente- apuesta más por el folk rock que por el rock a secas.

Las catorce canciones de Capitol sintetizan, con esmerada concreción y resuelta naturalidad, algunas de las mejores propiedades que han orlado su trayectoria: aliento social, intimismo bien macerado y un costumbrismo urbano con nombre y apellidos, que enmarca algunas de las mejores canciones que nunca ha compuesto tomando como inspiración las calles de Valencia, Madrid o Barcelona.  

Capitol ahonda, pues, en esa fase de consolidada madurez que Carlos Goñi retomó tras indagar hace algo más de un lustro en las sonoridades marroquíes (Argán, 2011) como parte de una nueva etapa que sucedió a aquel alto en el camino que fue su recopilatorio Que 20 años no es nada (2009). Una forma de volver a mirar al pasado, a la esencia de sus claves más reconocibles, de todo aquello que le hizo formar Revólver hace casi tres décadas, pero sin quedarse por ello anclado en la nostalgia, tal y como se deduce de la letra de Campanilla. O, como nos cuenta también en BlackJack: "Todos mis principios empiezan por el final".  

"Yo sigo a la mío, sin casarme con nadie, aunque no hay dos sin tres", nos cuenta en Perdí lo que no tuve, uno de los temas que mejor resumen el espíritu de este Capitol. Un álbum que marca su salida del ámbito multinacional para embarcarse en la independencia pura y dura, en la autoedición.