Buscar
20:05h. Domingo, 21 de julio de 2019

CONCHITA Y LUÍS RAMIRO RECUERDAN A LEWIN

@conchitaweb @luisramiromusic

Lewin
Lewin

¿Cómo definirías a Lewin?

CONCHITA: Lewin era una persona muy imprevisible, y muy divertido. Era muy exagerado, en todo, y una persona muy especial. Es difícil definirle porque nunca he conocido, y sé que no conoceré, a nadie que se le parezca. Creo que por eso le echamos todos tanto de menos, tenía un punto de locura que no tiene nadie más, y hacía que la vida, fuera más divertida teniéndole cerca.

LUIS RAMIRO: El ser humano más complejo y creativo que he conocido en persona. Era un genio. Y muy generoso. Definirle brevemente es complicado, pero cualquier persona de las que pasó un día con él no podía olvidarle nunca. Era todo un personaje fascinante.

Define su trabajo póstumo “La tristeza de la vía láctea”

CONCHITA: El disco es precioso, todas las canciones. Lewin no sabía, ni quería escribir sobre nada que no le hubiera pasado. Tenía una forma muy peculiar de contar las historias y consigue siempre que te metas tanto en ellas que cuando ha terminado el disco parece que has estado allí con él, viviendo todas esas situaciones con él.

La producción es brutal, Lewin sacó lo mejor de Pablo Cebrián, le puso muy al límite. Andrés se pasaba horas y horas escuchando los temas después de grabar una y otra vez, en bucle, horas, Estaba feliz con el resultado. Bailaba todo el rato en el estudio Es un disco que hay que escuchar porque te transporta a lugares donde nadie más consigue llevarte.

LUIS RAMIRO: En mi opinión, uno de los mejores discos que se han grabado en los últimos 10 años en España. Una obra de arte que quedará para siempre. Así de simple.

Una anécdota que hayas vivido con él

CONCHITA: La primera vez que le vi tocando en un concierto. Me convenció para que fuera sola. Yo le había prometido que iba a ir a verle, pero en el último minuto recuerdo que quien iba a acompañarme no pudo venir. Andrés me convenció para que fuera a verle sola. Me dijo que era toda una experiencia ver un concierto estando sólo. Y así fue. Recuerdo aquel concierto en Libertad 8 como si fuera ayer. Y hace mucho, mucho tiempo de eso. Me reí muchísimo, y lloré también. Andrés tenía eso….muchas veces me acuerdo de ese día.

LUIS RAMIRO: He vivido mil porque empecé con él en la música y no sólo era un amigo, era prácticamente un hermano. Cuando grabamos la maqueta del grupo que teníamos, él conducía y me hizo dar dos vueltas a Madrid para escucharla sin parar en el coche. Eran 5 canciones, así que imagina las veces que la escuchamos… jaja

Algo que nunca olvidarás de Lewin es…

CONCHITA: Nunca olvidaré nada de Lewin, todo en él era especial, es difícil explicarle eso a alguien que no le ha conocido, parece que es lo típico que se dice cuando alguien se va…pero así era Lewin…si ha pasado por tu vida, ya no le vas a olvidar jamás.

LUIS RAMIRO: Su vitalidad, su risa y los momentos en que compartíamos nuevos descubrimientos musicales o nuevas películas etc. En realidad, se echa de menos todo.

¿Ha influido en alguna de tus canciones?

CONCHITA: Ha influido en muchas cosas, me dijo muchas veces que el mundo estaba repleto de letras mediocres, y que teníamos la obligación de hacer buenas letras. Que no podíamos no hacerlo, me acuerdo muchas veces de eso cuando estoy haciendo un tema. Me ha cambiado mucho la forma en general, de verlo todo…creo que a todos sus amigos nos ha cambiado mucho todo esto que ha pasado.  Te das cuenta de lo realmente importante y que a veces nos preocupamos por cosas que no lo merecen.

LUIS RAMIRO: Diría más. El hecho de haberle conocido fue lo que me impulsó a querer componer mejor para poder igualar su calidad. Siempre quise impresionarle. Creo que lo conseguí un par de veces. Él lo hacía con cada canción que componía.

Un verso de sus temas que te guste especialmente

CONCHITA: Van a quedarme muchas cosas que decirte, pero esta despedida es imperfecta, las despedidas nunca son perfectas… y siempre son tristes.

LUIS RAMIRO: “No es azul el cielo si no hay con quién mirarlo”

Gracias!